Enlace a contenido
11/12/2011

Prensa

Palabras del Presidente del Fondo Nacional del Ahorro, al concluir la Primera Vitrina para la Vivienda y la Educación en Ciudad de México D.F.


  • Lo primero saludarlos a todos aquí de manera sentida. Ahora lo conversábamos con Bianca y con Lorena (periodistas W Radio), tantos deseos de adelantar la jornada y tanta nostalgia que nos da terminarla. Digamos que se encariña uno al oír tantos testimonios, tanta buena referencia, tanto buen rumor que va adquiriendo esta salida nuestra en el exterior de Colombia, en el exterior de nuestro país.

 

Por lo tanto por donde debemos comenzar, primero la gratitud, darle gracias a Dios en primerísimo lugar por habernos acompañado, habernos permitido estar en este maravilloso país y de manera simbólica en el mundo entero. Y por supuesto nuestro agradecimiento con la embajada (de Colombia en México), que bueno que tengamos aquí a nuestro Ministro Plenipotenciario, nuestro muy apreciado, respetado y amigo Julio Riaño, con su señora esposa por supuesto. Por intermedio de Julio todo el agradecimiento a la embajada, al consulado, a todo el personal diplomático que nos ha brindado tanta y tanta ayuda.


También agradecerle a todo el equipo de W Radio que nos ha ido acompañando permanentemente, que también hacen la misma fuerza que nosotros, también sufren, gozan con cada una de las circunstancias que acompañan estas vitrinas, y por supuesto toda nuestra gratitud con ellos, incluso con aquellos que también hacen grandes esfuerzos, José Fernando Porras que lo veo acá que viene de Radio Super Bogotá, también en un magnífico esfuerzo viene, acompaña y a su regreso da todo el testimonio de lo que allí y de lo que aquí ocurre.


A nuestros compañeros del Fondo Nacional del Ahorro, todos, porque ellos también digamos que no solamente con su chaleco puesto permanentemente, con sus colores de nuestra institución en ellos impreso, sino que también digamos que ésta era nuestra primera incursión, nuestro primer paso, y por supuesto ellos bien lo saben que tantas expectativas teníamos, y que ahora nos devolvemos, no solamente con la satisfacción del deber cumplido, sino también con todo el superar de aquellas metas que inicialmente habíamos establecido en el rigor institucional.


Por ello a ellos, a nuestros nuevos compañeros del Fondo Nacional del Ahorro, que son todos estos jóvenes mexicanos que han recibido su instrucción, que incluso por allá los vemos laborando a algunos, pero que ellos han empezado a querer una entidad que es tan importante para el presente y para el futuro de Colombia.


Por ello para nosotros es muy importante esto que está ocurriendo hoy, esto que estamos llevando acabo de un Fondo Nacional del Ahorro que como entidad ha llegado solamente en recientes días, hoy nos dimos cuenta todos que terminamos fue llevando un gran mensaje de esperanza de la Nación entera. Nosotros aquí hoy, somos lo que bien ustedes ven aquí encima de la mesa, o más bien aquí izado a nuestra derecha, que son los colores de la bandera colombiana. ¿Por qué? Porque hemos llevado un mensaje de un país que va rumbo a la prosperidad, y donde está signado el esfuerzo de nuestro Presidente, del Presidente de Colombia, del Presidente Juan Manuel Santos, cuando ha comprometido toda su capacidad, todo su ánimo, digamos el devenir de los días, en procura de que los colombianos todos tengamos una mejoría en la calidad de vida, y es esa prosperidad la que hoy se irradia cuando una de sus entidades públicas asume la vocería del Estado y le cuenta a todos los colombianos sobre las cosas buenas que sucede, en nuestro muy inmenso país, en nuestra muy inmensa Nación.

 
Por ello eso también nos llena de mucho orgullo, nos volvemos unos portadores de ese mensaje de esperanza, y que bueno compartirlo con todos los colombianos residentes en México, con todas estas maravillosas personas que han venido a saludarnos a ofrecernos su testimonio personal, incluso ciudadanos de nuestro país pero también ex funcionarios del Fondo Nacional del Ahorro, que también han venido a decir; mire, yo también formo parte de esa familia, si bien hoy mi acento es mexicano, todo mi ritmo y mi sabor siguen siendo colombianos.


Por lo tanto toda la gratitud, a la Secretaría de Prensa de la Casa de Nariño, quienes han estado también desde el primer momento. En fin, tantas y tantas cosas que uno pudiera referir en esta corta despedida, pero en toda ella pues hay un mil gracias, un Dios les pague a todos, por lo que aquí hemos venido ofreciendo, por lo que dijimos en las palabras de apertura; estamos dando un pequeño paso de la entidad, pero un salto gigantesco para un país que va rumbo a la prosperidad.


Por ello este no es el fin, este es el comienzo de muchos otros escenarios que seguramente en el 2012, Dios mediante por supuesto, vamos a estar adelantando no solamente en la Patria como corresponde, sino también por fuera de ella, como es nuestra obligación institucional y ciudadana.


Que todos los colombianos entiendan que hay un país que camina próspero, pujante, veloz, raudo, en procura de mejores días, y que ello nosotros tenemos que transmitírselo a todos y cada uno de los colombianos.


Por lo tanto al agradecerles a todos, en ese agradecimiento permítanme de manera personal, incorporar también el agradecimiento propio a mi señora a mi hijo, quienes también me han venido acompañando, y en ese mismo abrazo que nos confundamos todos en un inmenso aplauso, y que en ese aplauso nos quede toda la energía y todo el valor para continuar llevando este mensaje de esperanza para todos los colombianos.
Dios los bendiga a todos. Muchas gracias.

 
Todo Colombiano debe Dar tanto como pueda, todo Colombiano debe Trabajar
tanto como pueda y todo Colombiano debe AHORRAR tanto como pueda

 
UNIDAD DE COMUNICACIÓN Y PRENSA .fna

Ayuda

Te ayudamos a solucionar tus dudas e inquietudes.

¿Necesitas más información ?