Enlace a contenido
20/09/2013

“Gracias al FNA, voy a comprar el apartamento donde hoy pago arriendo”: Oliva Murillo, una feliz ahorradora ​​​


  • Tras recibir su carta de aprobación de financiación de vivienda dice: “Debemos ahorrar, porque todas las mamás queremos el bienestar de nuestros hijos”. 

  • Ejemplos de superación de afiliados que laboran de manera independiente y que como resultado de su constancia hoy tienen prosperidad. 

 

Foto: Juan Carlos Camacho.
 

Las familias colombianas ahorran unidas para poder alcanzar sus sueños de tener una casa propia. 

Bogotá, 20 de septiembre de 2013 (FNA). En cada acto de entrega de cartas de aprobación de financiación para adquirir vivienda se conocen ejemplos de vida, de superación, de colombianos que laboran de manera independiente y ello no les impide ahorrar para tener prosperidad.

Es el caso de Oliva Murillo, quien lleva más de dos años ahorrando juiciosamente en el Fondo Nacional del Ahorro (FNA) a través de una cuenta de  Ahorro Voluntario Contractual (AVC).

Oliva  Murillo, una señora del Chocó, que perseveró en su propósito de alcanzar su casa propia dice: “Primero pasé papeles pero tuve algunos inconvenientes. Me tocó luchar y luchar hasta que hoy coseché lo que sembré. Durante varios años consigné en una cuenta de  AVC (Ahorro Voluntario Contractual). Gracias a la financiación que me aprobó el Fondo Nacional del Ahorro (FNA) voy a comprar el apartamento donde actualmente pago arriendo”.

La feliz ahorradora es consciente que hay que ahorrar. “Debemos ahorrar porque todas las mamás queremos el bienestar de nuestros hijos. Tengo tres varones de 16, 15 y 14 años y desde ya les he inculcado el hábito de ahorrar. Ellos tienen sus alcancías en las que guardan algo de lo que les damos para las onces del colegio”, dijo con una sonrisa de satisfacción.

Otra de las beneficiadas es Margarita Vergara, quien hace parte de la familia ahorradora gracias a que una persona cercana le recomendó afiliarse a la entidad que ocupa el primer lugar en el corazón y un lugar privilegiado en la mente de los colombianos.

“Una amiga en el barrio La Candelaria me dijo: qué hace pagando arriendo, consiga su casa propia, a través del Fondo Nacional del Ahorro. Vaya a una oficina y afíliese. Yo le seguí el consejo. Fui con mi hijo mayor a una de las oficinas, pedí un formulario, lo llené y mire, estoy aquí recibiendo mi carta de aprobación”, indicó la señora Margarita Vergara.

La afiliada consignaba sagradamente cien mil pesos y hoy dice: “Se debe ahorrar para beneficio de uno y para dejarles algo a los hijos, para que ellos no tengan las mismas complicaciones que tiene uno que le toca correr para aquí y correr para allá”.

De esta manera, la Locomotora de la Vivienda sigue avanzado y ofreciendo la mejor oportunidad para que los colombianos solucionen su problema de vivienda, a través del ahorro.

“Todo colombiano debe dar tanto como pueda, todo colombiano debe trabajar tanto como pueda y todo colombiano debe AHORRAR tanto como pueda”

 

COMUNICACIONES ​

Ayuda

Te ayudamos a solucionar tus dudas e inquietudes.

¿Necesitas más información ?