Enlace a contenido
FNA

Aprende a ahorrar, encuentra las noticias más relevantes del sector y amplía tu entendimiento sobre el mundo financiero.

El apalancamiento financiero puede ser un recurso atractivo para poner en marcha nuevos proyectos. Te contamos para qué puede servir.

Apalancamiento financiero: ¿qué es y para qué se puede aplicar?

Saber qué es el leasing y obtener financiamiento son algunos pasos importantes para quienes quieren cumplir objetivos como conseguir su libertad financiera. En este escenario, el apalancamiento financiero es una forma de obtenerlo, que puede ser muy útil en determinados casos.

Ahora bien, ¿en qué consiste este instrumento y cuándo puede ser útil? A continuación, te explicaremos de qué manera lo puedes gestionar.

¿Qué es el apalancamiento financiero y en qué situaciones puede ser útil?

Este término hace referencia al mecanismo que permite aumentar la capacidad de dinero utilizada para alguna inversión. Por este motivo, se dice que es la relación existente entre el capital propio y el que realmente se emplea para una operación financiera.

Justamente, el concepto viene de apalancar. Es decir, gracias a una técnica de apoyo, como la deuda, se puede invertir más dinero del que se posee. Si esto sale bien, es posible conseguir resultados más positivos que de no haber utilizado tal mecanismo.

Entonces, ¿en qué se puede aplicar el apalancamiento financiero? Estas son algunas opciones:

  • Inversión en un negocio. Por ejemplo, podrías necesitar apalancarte para abrir tu negocio y hacerlo crecer rápidamente. En este caso, obtendrías un capital mayor al que posiblemente dispones con solo tus ahorros.

  • Aumento de la rentabilidad. Si estás seguro de una determinada inversión, podrías adquirir deuda para hacerla y aumentar la rentabilidad. En otras palabras, ganar más dinero.

  • Inversión en activos. También puedes invertir en activos sin necesidad de tener un capital propio. Por ejemplo, muchas personas lo suelen implementar en criptomonedas.

¿Cómo funciona el apalancamiento financiero?

Este mecanismo es mesurable. Por ejemplo, un apalancamiento 1:3 implica que, por cada mil pesos propios invertidos, se invierten tres mil pesos en total. Es decir, habría dos mil pesos de deuda, lo cual implica que el capital propio corresponde al 33% de inversión. La fórmula es simple: se divide uno (1) sobre el valor de la inversión.

Por ejemplo, imagina que una compañía cotiza a $1.000 cada acción y tienes $10.000.000 ahorrados, así que compras 10.000 acciones. Si, pasado un tiempo, las acciones cotizan $1.500 y las vendes, obtendrás un 50% de rentabilidad. Para aumentar tu rentabilidad, podrías apalancarte y adquirir 100.000 acciones. Esto implica que necesitas un crédito por $90.000.000. Al venderlas, podrás pagar la deuda con sus intereses y obtendrás una rentabilidad del 400%.

H3: ¿Qué considerar para tomar esta decisión?

Si deseas hacer uso del apalancamiento financiero, es recomendable examinar las siguientes variables:

Tamaño de la deuda. O sea, ¿qué tanto comprometerás tu patrimonio? Piensa que después deberás pagar el dinero más los intereses. Los plazos de pago. ¿Cómo deberás generar la amortización de la deuda? Contempla esto a la hora de tomar la decisión. La necesidad de realizarlo. En otras palabras: ¿confías al 100% en que este apalancamiento será adecuado?

¿Qué tipos de apalancamiento financiero existen?

Ya que conoces el concepto, veamos qué tipos de apalancamiento hay. Estos se definen en función de los resultados obtenidos. A saber:

  • Positivo: la rentabilidad es más alta que lo que debes pagar por los intereses de crédito.

  • Negativo: la rentabilidad es inferior al interés pagado por el endeudamiento.

  • Neutro: el rendimiento de la inversión es muy parecido al de los intereses generados por el capital. Entonces, ni se gana ni se pierde dinero.

Por este motivo, puede decirse que los pros ocurren cuando el resultado es positivo. Ahí se pueden conseguir mayores rendimientos sin necesidad de tener el capital. La contra se da en los resultados negativos, es decir, cuando la inversión sale mal. Especialmente, si no puedes pagar la deuda o gastas más dinero del que pensabas. Si el resultado es neutro, no hay pros ni contras, más allá de haber perdido el tiempo.

¿Cómo saber si es un recurso que se adapta a tus necesidades?

Ahora bien, para realizar un apalancamiento financiero, es necesario tener plena confianza de la decisión que debes tomar. Así, apalancarte solamente debería ser una opción si no tienes el capital necesario para hacer una inversión en la que confías y necesitas.

Caso contrario, expondrías tu patrimonio innecesariamente, por lo que se recomienda únicamente usar el dinero ahorrado. Por esto, es necesario evaluar el riesgo. Es decir, saber si puedes pagar el préstamo más los intereses, en caso de que algo salga mal. Además, se puede analizar qué tan viable es la inversión, al consultar con varios especialistas.

En este sentido, el apalancamiento financiero no es algo bueno o malo por sí mismo. En realidad, depende de las características del proyecto en cuestión y de la gestión del riesgo que la persona esté dispuesta a asumir. Ahora que lo sabes, ¡esperamos que puedas utilizarlo efectivamente!

Referencias bibliográficas

Barajas, A., Natalucci, F. (2021, 29 de marzo). Enfrentar los peligros de un apalancamiento creciente. IMF Blog. Fondo Monetario Internacional. https://www.imf.org/es/Blogs/Articles/2021/03/29/confronting-the-hazards-of-rising-leverage

Instituto Europeo de Posgrado - IEP (s.f.). El apalancamiento financiero: ¿qué es y cómo se calcula? https://www.iep.edu.es/apalancamiento-financiero-que-es-y-como-se-calcula/


@FNAahorro