Enlace a contenido
FNA

Aprende a ahorrar, encuentra las noticias más relevantes del sector y amplía tu entendimiento sobre el mundo financiero.

¿Qué es el capital de trabajo? ¿Por qué es importante para la empresa? ¿Cómo hacer una correcta distribución de este recurso?

Capital de trabajo: ¿cómo distribuir este recurso en la empresa?

La organización empresarial permite la correcta ejecución de tareas y el empleo adecuado de los recursos disponibles. Uno de los bienes más importantes para cualquier empresa, que requiere de una buena gestión, es el capital de trabajo o capital corriente.

¿En qué consiste este capital y cuál es su importancia para el funcionamiento de las empresas? ¿De qué maneras prácticas se puede distribuir este recurso para aprovecharlo al máximo? A continuación, se analizarán estas cuestiones y se enlistarán algunos consejos para la correcta gestión de este tipo de capital.

El capital de trabajo y su importancia para el funcionamiento empresarial

Este tipo de capital corresponde a la cantidad de dinero requerido para poder financiar las operaciones de la empresa (As Consulting Group, 2021). El término alude a todos los recursos en efectivo o que pueden convertirse en efectivo en menos de un año. Conocido también como fondo de maniobra, es un claro reflejo de la liquidez y eficiencia operativa de una empresa.

Para calcular el fondo de maniobra hay que restar los activos corrientes de los pasivos corrientes. Los activos corrientes (disponibles dentro de un lapso de 12 meses) incluyen el efectivo, cuentas por cobrar, inventarios y materiales. Mientras que los pasivos corrientes son las cuentas por pagar o deudas a menos de un año.

El capital de trabajo es muy importante para el funcionamiento de las empresas, pues afecta sus aspectos operativos. Este dinero en efectivo (disponible antes de las ganancias) incluye:

  • Los fondos para la compra de materia prima e inventario.

  • El dinero utilizado para el pago de salarios, incentivos y prestaciones sociales.

  • El efectivo requerido para cubrir los gastos fijos (servicios, alquiler, etc.).

  • La cantidad de dinero destinado a pagos periódicos (mensuales, quincenales, semanales).

Así pues, el capital corriente sirve para evaluar la capacidad de una empresa para producir flujo de caja o liquidez. Esto es relevante a la hora de saber cuánto dinero necesita la empresa para operar y mantener la estabilidad. Además, resulta imprescindible en caso de querer solucionar situaciones de emergencia (BOLD, s.f.).

Consejos para distribuir correctamente el capital de trabajo

A continuación, se enlistan algunas sugerencias útiles para hacer una distribución adecuada del fondo de maniobra.

Priorizar operaciones importantes

Para hacer una partición apropiada del capital de trabajo es necesario jerarquizar, según importancia, las operaciones de la empresa. Tendrán prioridad aquellas destinadas a generar liquidez y reducir al máximo los gastos. En cambio, las inversiones a mediano y largo plazo se llevarían a cabo solo cuando sea estrictamente necesario.

Tener un plan financiero con los ingresos y egresos

Un plan financiero de ingresos y egresos permite prever si la empresa obtendrá los recursos necesarios para cubrir sus gastos. Por lo general, es fácil saber cuáles serán los egresos (pagos de facturas, compras de insumos, etc.). Lo que resulta difícil es prever con exactitud los ingresos o entradas de dinero a la caja de la empresa.

Hay que recordar que, mientras más predecibles sean los ingresos, menor será el capital circulante requerido por la empresa. Por lo tanto, en el plan financiero hay que establecer plazos definidos para que los clientes realicen sus pagos. Esto dependerá, además, de los tipos de contrato o acuerdos que se hallan firmado con ellos.

Otra opción para contar con liquidez rápidamente es recurrir al factoring, aunque esta estrategia tiene su costo.

Hacer seguimiento de los activos

Para distribuir acertadamente el capital de trabajo, es necesario contar con una administración financiera que supervise todos los activos. En el caso de las grandes empresas, esta responsabilidad recae en la Gerencia Financiera. En cambio, el control y seguimiento del capital corriente en las Pymes es tarea de sus propios fundadores o propietarios.

Entre los activos que necesitan de un monitoreo constante están los inventarios y las cuentas por cobrar. Ambos elementos tienen un impacto directo en la capacidad de la empresa para convertir liquidez. Cuando se atienden debidamente, el retorno de inversión es más fluido y se dispondrá de efectivo para continuar operando.

Digitalizar los procesos

Si los procesos operativos de la empresa están digitalizados, los recursos tardarán menos tiempo en convertirse en efectivo. Por ejemplo, con un software de facturación, los clientes recibirán sus facturas a tiempo y no tendrán excusas para atrasarse. También existen programas informáticos que identifican excedentes o deficiencias en el inventario, y realizan pedidos a los proveedores automáticamente.

Distribuir correctamente el capital de trabajo es esencial para el buen funcionamiento de la empresa. Dependiendo de su naturaleza, tamaño y sector, es posible aplicar diversas estrategias para lograrlo. Así se hace un uso inteligente de los recursos para garantizar la solvencia y potenciar el crecimiento.

Referencias Bibliográficas

AS Consulting Group. (2021). Qué es el capital de trabajo y cuál es su importancia para las empresas o negocios. AS News. https://www.asnews.mx/noticias/que-es-el-capital-de-trabajo-y-cual-es-su-importancia-para-las-empresas-o

BOLD. (s.f.). Capital de trabajo: cómo interpretarlo para tomar decisiones. BOLD Consulting Group. https://bold.com.ec/capital-de-trabajo-interpretacion/


@FNAahorro